Archi Y Magnus

Un festival de locura, cualquiera que viera lo que sucedía lo habría descrito así. El ArchiAlquimista Howard se encontraba realizando una serie de extraños círculos alquímicos, había desactivado las esposas momentáneamente. Todo con el fin de protegerse del cambio que estaba afectando la realidad, ¿qué estaba cambiando? esa era una buena pregunta, aun no conocía la respuesta.

Pasados unos minutos, el equilibrio táumico que cernía sobre Gaia misma se había visto alterado, una energía de origen desconocido que provenía desde algún punto de la provincia de Khentii en Mongolia había cambiado todo a su paso. Howard se percata que, aunque desactivó las esposas, el personal de seguridad aún no acude a su celda… Eso era extraño, pero el decide aprovechar la oportunidad y mediante un conjuro ritual va a la oficina del director de sitio. Antes de poder hacer algo, un hada anciana aparece detrás de él y le toca el hombro

–ArchiAlquimista, se que tú también lograste protegerte a tiempo. Por lo que se, tu y yo somos los únicos que logramos salir ilesos. El Dr. Mirray tuvo un accidente durante la exploración de OTS-XXX que provocó la alteración de los campos místicos – le mencionó Magnus Sextus a la vez que generaba un campo que suprimía la energía alquímica.

–Zhuthkakh Hosuug, dejémonos de formalidades. Nos conocemos hace años, no veo necesidad de usar honoríficos. – Howard se percata de la creación del campo y empieza a realizar un contrahechizo.

–¿Qué te dije acerca de usar mi nombre real? Dejando de lado ese tema, la Base de Bio-Peligros#6 ha desaparecido de la existencia, además de la corporación Maxwell, pero sus edificios siguen en pie. Creo que nos topamos con algo grande.

–Si alguien me liberara de este campo de supresión, podría buscar información en los registros akáshicos sobre Mirray. – le comenta el ArchiAlquimista con desdén mientras empezaba a crear una serie de glifos para tratar de desactivarlo el mismo.

-Ni lo intentes Howard, ya revisé los registros akáshicos. El doctor Mirray ha desaparecido por completo de la existencia. Ni siquiera su nombre logré encontrar, si encuentras a algún individuo que por casualidad recuerde mínimamente algo sobre el, lo olvidará gradualmente. Y si encontramos a alguien que sea inmune… Eso será peor para el - le comenta con seriedad Magnus Sextus, quien esta reforzando el campo con un simple movimiento de su mano.

— Y si ya dejamos de jugar a quien es mejor? Déjame en libertad, te ayudaré en la investigación –

-¿Por qué debería de hacerlo? Eres un peligro para este mundo, sé de lo que eres capaz.

-¿Qué hice? Deja de hablar en código, si no te importa.

-Sabes muy bien de lo que estoy hablando. - El hada enfurecido se aleja del alquimista, quien aprovecha la oportunidad para escapar de la celda.

Una vez libre, el ArchiAlquimista corre hacia la oficina del director de sitio. Abre la puerta de golpe, pero no encuentra a nadie. Empieza a buscar en los archivos, pero toda la información sobre el doctor Mirray ha sido borrada. Frustrado, decide buscar en los registros akáshicos.

Al hacer contacto con ellos, es atacado por una serie de imágenes y sonidos. Ve como la Base de Bio-Peligros#6 es destruida por unos extraños soldados asiáticos a caballo que utilizaban una taumaturgia más allá de su comprensión, el cuerpo de seguridad del sitio. También ve como la realidad se desgarra alrededor del doctor Mirray, y como este grita pidiendo ayuda.

Howard despierta sobresaltado, se da cuenta de que todo fue una visión y que Magnus Sextus sigue de pie a su lado. No sabe si fue un recuerdo del doctor Mirray, o si fue una visión del futuro. Lo único que sabe, es que debe encontrar al doctor Mirray antes de que sea demasiado tarde.




-No se muere quien se va, solo se muere el que se olvida… ¿O no, Ezekiel?- comenta Richard para si mismo mientras observa una foto distorsionada donde aparecían abrazando a Mirray

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License