Diario de caza. Presa#4283, Cacería del Gran Dragón de la Tormenta
Puntuación: 0+x

Diario de Caza. Presa #4283

Fecha de la cacería: 17/06/2002

Objetivo: El Gran Dragón de la Tormenta, que actualmente azota los cielos de Australia. Bajo pedido de la OMCCEA a la ACA.

Grupo de Caza: Los 90 miembros del clan menor Domatormentas1, expertos en la cacería de los hijos del dragón de la tormenta,2 en conjunto con el personal presente de la OMCCEA.

Cazador Líder: Willian Felwinter, líder de domatormentas; apoyado por Abraham Smith, líder del equipo de la AGIAT.

Información acerca de la presa: El Gran Dragón de la Tormenta es una entidad deificada por los aborígenes australianos debido a su gran influencia. En los últimos 13,000 años, ha estado activo solo en 262 ocasiones, en las que fue necesaria la intervención de la secta Hijos de la Tempestad para acallar su cólera. Esto se lograba mediante rituales chamánicos no replicables mas que para los Descendientes del Dragón de la Tormenta, siendo los Hijos de la Tempestad dracónidos con aspecto humano.

El Gran Dragón de la Tormenta ha engendrado a numerosos dragones aún en su estado de inactividad, las crías nacen aproximadamente cada 15 años y se necesitaba la intervención de al menos 100 cazadores del clan Domadragones. En 1823, se creó el clan Domatormentas para que se encargara específicamente de estás presas. En sus inicios, la mitad de los integrantes del clan Domatormentas eran a su vez miembros de la secta Hijos de la Tempestad.

En 1972 el Gran Dragón despierta de su largo sueño debido a que la ACA no logró acabar con una de sus crías, y todos los Hijos de la Tempestad mueren, a excepción de Adam Felwinter y Thava Yarjerit que lograrón terminar con éxito el ritual, se replantea un mejor curso de acción para evitar su despertar. En 1974, la ACA cede la ubicación actual del dragón de la tormenta a la OMMCEA debido a que se necesitan al menos 25 de los Hijos de la Tempestad para realizar el ritual de apaciguamiento, Adam Felwinter se compromete a trabajar junto con la OMCCEA para evitar el despertar del dragón.

Debido a un descuido de la OMMCEA, una de sus crías logró escapar de la contención y despertó al Gran Dragón de la Tormenta34 y decidieron llamar a la ACA debido a que si mantenía la ruta iba a llegar a la ciudad de Adeleide en 3 horas. Se firma un contrato de cooperación en el que se cede el cadáver del dragón a la ACA si la cacería resulta exitosa.

Resumen de la Cacería:
36 helicópteros de combate fueron desplegados en las inmediaciones con 3 agentes RA y 3 cazadores del clan Domatormentas cada uno. Una persecución aérea inició rápidamente, se utilizaron maniobras evasivas del tipo cardumen para evitar sus embestidas, mientras los miembros del clan Domatormentas utilizaban hechizos taumatúrgicos para repeler la corriente eléctrica emanada por el dragón de la tormenta. Los agentes RA empezaron a realizar ataques mediante el uso de cañones de plasma y una unidad UGD5

Después de 2 horas de combatirlo con muy poco éxito, los cazadores empiezan a fallecer debido a la presión extrema que sentían por un uso tan prolongado de la magia. Se ordena una retirada, pero antes de poder huir el Gran Dragon lanza ataques de rayos gamma a sus alrededores. Todas las fuerzas bélicas presentes perecen, además de todos los habitantes de un pueblo cercano. La OMCCEA desplegó varios cazas de combate F-22 modificados en un intento de distraer al Gran Dragon de la Tormenta para ganar tiempo, y la ACA tuvo que llamar a todos los cazadores cercanos para dar apoyo a la OMCCEA en la evacuación de los poblados cercanos.

Una videoconferencia entre los 18 líderes de la ACA con Miguel Ambrose Dexter y John Howard da inicio, para planear una correcta cacería de la anomalía sin más daños colaterales. Después de 20 minutos de discusión, se autoriza el uso del bombardeo cinético mediante el uso del Sistema Artemisa y se sacrifican 3 demonios menores al Dios de la Guerra. Una flecha de wolframio de 20m2 es disparada mediante el arco celestial6 , y logra penetrar con éxito el tórax del Gran Dragón de la Tormenta.

Recuento de daños:
Alrededor de 750 civiles muertos, 90 cazadores7 y 126 miembros de la OMCCEA. Una historia de tapadera será difundida por el gobierno australiano y la OMCCEA hará uso de amnésticos en la población civil.

Repartición del botín:
El cadáver del dragón será repartido a partes iguales entre los 18 clanes principales de la ACA, excepto el clan Domadragones que deberá ceder su parte a la OMCCEA como disculpa debido a su fallo.

Se debe ocultar la existencia de los 27 huevos de dragón encontrados en el cadáver del Dragón de la Torrmenta, su venta o crianza será decidida por el clan Domadragones.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License