Discurso de Bienvenida

Me complace enormemente darles la bienvenida jóvenes.

Hoy están acá porque dejarán de ser niños y se convertirán en cazadores.

Mi nombre es Richard Van Hellsing y puedo decir en nombre de absolutamente todos los miembros de todos los clanes, que estamos orgullosos de ustedes.
Todo el esfuerzo y la dedicación que han puesto, el entrenamiento intensivo en sus cuerpos y sus mentes que nunca acaba, las interminables horas aprendiendo acerca de las tácticas, de los procesos y las presas, lo agotador que es aprender a usar las armas, no como objetos ni como herramientas, sino como extensiones de sus cuerpos. Todos han sufrido, tal vez ahora no lo ven, no ven como ese a quien ustedes admiraban porque tenía facilidades en un área debía de esforzarse al máximo para llegar al mínimo en otra, pero todos ustedes siguieron por voluntad propia, a pesar de todos aquellos momentos donde pudieron rendirse y vivir una vida normal, a pesar de todos aquellos momentos de debilidad donde sintieron que dar un solo paso más era imposible, a pesar de las dificultades todos ustedes están aquí y ahora, y por ello todos ustedes deben de sentirse orgullosos.

A partir de hoy serán cazadores y cazadoras.

Pero tal vez algunos todavía están indecisos, lo sé, ser cazador no es solo un titulo, es una herencia, generaciones y generaciones de sus antepasados fueron cazadores, es un gran peso, lo puedo entender, también está aquella organización, la llamada O.M.C.C.E.A, la cual también es una opción, no pocos de nuestros hermanos y hermanas, primos y primas están trabajando allá, pero yo personalmente no se los recomiendo, se creen los dueños de la moral, quieren que cambiemos nuestros modos, como si fueran dueños de la verdad, como si nuestros milenios de tradiciones fueran nada.
¿Pero saben qué? No es así, ellos no son dueños de la moral, no son dueños de la verdad, no son dueños del bien común. Observan y analizan fríamente las anomalías, como si fueran objetos. Nos critican por cazar seres pensantes, pero ellos tienen humanos llamados "clase conejo" Sujetos de prueba humanos, prisioneros que aunque estén condenados a muerte siguen siendo humanos, pero ellos los tienen ahí y no importa que tanto puedan llegar a sufrir por las anomalías que contienen, se dicen protectores de la paz, pero no les temblaría la mano si pudieran ocasionar un desastre mundial.

Es obvio, ellos son los héroes para si mismos, no puedes ser el villano en tu propia historia.

Ustedes, hermanos cazadores son completamente libres de decidir. Pueden dar un paso al frente todos aquellos que quieran unirse a uno de los dieciocho clanes, pueden dar un paso atrás todos aquellos que deseen otra vida, nadie los va a juzgar. Y recuerden, esta siempre será su casa, los clanes siempre serán su familia.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License