Esperanza De Un Rey Muerto

Lazir Rendatorum, rey de los akashitas, estaba sentado en su trono eterno. Había sobrevivido milenios en ese trozo de realidad preservado mediante rituales taumicos. Pero no siempre había sido el ultimo ser viviente, en el pasado las cosas habían sido diferentes.

Akashia era un reino prospero, que dominaba 3 supercúmulos de galaxias y se encontraba en una guerra constante contra la entropía universal. La muerte térmica del universo estaba cerca, cada vez menos supernovas generaban soles, la mayoría pasaban a ser enanas blancas. Aun con toda su tecnología, la energía se estaba disipando por todos lados.

Pero todo empeoro cuando el tejido de la realidad comenzó a rasgarse, seres venidos de universos anteriores empezaron a entrar en este universo. Para cuando lograron sellar las grietas, todo estaba perdido. Solo quedaban unos cuantos soles produciendo energía, especies enteras desaparecían sin dejar rastro por cada día que pasaba. Nada había funcionado, así que comenzaron con el plan de contingencia.

Sabían que ellos iban a desaparecer, pero se asegurarían de que los siguientes al menos estuvieran preparados. Ellos debían de luchar y exterminar lo anómalo en cuanto todo comenzara, destruir todo aquello que no fuera explicable y evitar la muerte térmica universal.

Unas extrañas sombras negras empezaron a penetrar la ultima zona segura del mundo, Lazir sabia que Kaoz al fin lo había encontrado. Presiono el botón y ocurrió una explosión, todo tenia que comenzar de nuevo. Pero esta vez, Lazir dejaba una pista para que el siguiente hiciera mejor su trabajo de lo que lo hizo el.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License