La Gran Cacería

17 de los 18 lideres de los clanes de la ACA se encontraban reunidos en el salon principal, en una gran mesa redonda. Un cadaver humano se encontraba sobre la mesa, estaba atado por un hechizo temporal que lo mantenia congelado en el tiempo. Despues de unos 10 minutos de murmullos y platicas entre ellos, se presenta Hellsing y empieza a hablar.

-Lamento mi tardanza, estaba preparando las contramedidas… Bien, como todos ya se habran dado cuenta, el cadaver suspendido tiene una marca en el cuello, fue perforado por 2 colmillos y no le quedo ni una gota de sangre.
-No tiene sentido, yo mismo estuve presente durante la cacería- Le comenta el lich anciano Tiberius, lider del clan de los no muertos.
-Pero que otra bestia es capaz de dejar esas marcas? los chupacabras suelen destrozar a sus victimas, ademas de que su mordida incluye los dientes y los premolares, no solo sus colmillos- Le contesto el ArchiColeccionista, si alguien sabia de especies anomalas en la sala era el
-Si uno de ellos sobrevivio a la caceria… No puedo creer que haya estado por debajo del radar durante tanto tiempo- comento a su vez Llamas, que empezaba a generar chispas por las manos del nerviosismo
-Calma, calma Llamas. Incluso si este cadáver se levantara y fuera tan fuerte como lo fue Vlad Drácula en su tiempo, entre los presentes lo podríamos derrotar en menos de 20 minutos. ¿No crees?- le contesto Ásmóðr, Maestre del clan Gloria al Dios de la Guerra, que ya estaba meditando posibles formas de acabar con un vampiro.
-Debiste explicarme antes lo sucedido. Ya ordene a los espíritus recorrer el globo completo para buscar información, tardarán un máximo de 2 días.- Le dijo la líder del clan espiritista a Hellsing, mientras sangraba de la nariz. El desgaste físico y mental que ejercia el uso de sus poderes espiritistas era demasiado con tal cantidad de la espíritus, solo ella podría hacer aquel acto.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License