La Vidente
Puntuación: 0+x

por Howard

Era una oscura noche, no había luna ni estrellas, solo la más profunda oscuridad que nadie jamás había visto.
Ella, una don nadie, no tenía nombre, nacionalidad o familia, no existía para el mundo. Casi muerta se deslizaba entre la hierba alta en medio de aquel bosque alejado de los dioses. Su visión era borrosa, respiraba con dificultad; sabía que debía seguir consciente para poder sobrevivir, si cerraba los ojos, si intentaba descansar iba a morir inevitablemente.
Entonces lo vio, una malla irregular, con miles de figuras geométricas, en cada una de ellas se vio a si misma, en la mayoría moría. El caos era infinito, pero inconscientemente buscó la figura más brillante en la que sobrevivía, comparada con las figuras donde moría estaba apagada, pero en sus ojos era la luz que necesitaba para sobrevivir.
Siguió los pasos. Enterró su mano en la tierra húmeda, sacando una cantidad considerable de gusanos, sin pensarlo mucho se los comió, estaba en un punto donde ni siquiera eso la haría vomitar. La visión le dijo que debía de hacer símbolos y realizar canticos, no entendía lo que hacía, una luz verde la cubría y hacía que poco a poco se sintiera mejor.

La chica sobrevivió esa noche gracias a las visiones.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License